Educar ante las dificultades

Hay veces que la vida nos da la oportunidad de enfrentarnos a los problemas, a las dificultades, a las trabas.

Muchas veces nos encontramos en una tesitura que no es la nuestra y en vez de enfrentarnos a ella, lo que hacemos es obviarla, “esconderla” por así decirlo, y no afrontarla con realidad.

Es el camino más cómodo, pero ¿es el correcto?

Los problemas son problemas si nosotros los vemos como tales.

A mí me gusta verlos como una oportunidad de cambio, de aprendizaje y de crecimiento.

¿Qué pasa si un niño tienen problemas con una materia? ¿Con un profesor?¿Con los compañeros?

A veces, el camino fácil que es obviar es el elegido, y les aseguro que esta elección se da. Niños que dan por perdida una materia, a un profesor porque dicen que le tiene manía…

Los “problemas” existen y existirán, por ello, es importante inculcar a los niños unespíritu de lucha (en el buen sentido de la palabra), deresponsabilidad, acción y perseverancia ante los obstáculos que puedan encontrar.

Se trata de buscar soluciones, no culpables.

Por todo ello, inculquemos a nuestros hijos una disciplina de afrontar las dificultades con responsabilidad, aceptemos y miremos adelante buscando soluciones.

Ignorar el problema no va a hacer que desaparezca.

La educación de sus hijos lo agradecerá

Piensa en un amigo a quien mandarle este artículo

Soy Luis Pisa

Como profesor, me encanta ver cómo mis estudiantes se inspiran y crecen. Mi enfoque pedagógico se basa en la claridad y la accesibilidad.

Conoce más sobre mí aquí.

Deja un comentario