Infantilicemos infantil, pero «primaricemos primaria»

Hoy en día hay estudios que avalan que sin emoción no hay aprendizaje, pero la emoción se puede obtener de muchas maneras.

El juego es una de ellas, y en primaria es una parte fundamental, pero no sé si es porque estoy acostumbrado a trabajar en cursos altos o qué, pero cada vez noto o tengo la sensación de que los niños van menos preparados a Secundaria y pasan de cursos con más carencias (se nos viene la LOMLOE).

Hábitos de trabajo, responsabilidad, aprender a pensar y esfuerzo están cayendo en el olvido.

Si es verdad que todo tiene un ritmo evolutivo, pero defender que con 8-9 años, si no saben leer no pasa nada, o no poner medios antes, me parece extremista y de mal gusto (Y no hablo de alumnos con necesidades especiales)

Veo leyes cada vez más laxas, ¿Favorece esto a nuestros alumnos?

Acumular suspensos, lagunas de aprendizajes… existen, se lo aseguro.

La cuestión es que en este mundo nos estamos acostumbrando a dar todo hecho, a que no “sufran” y a que cuanto menos “molesten” mejor.

La educación es cosa de todos; de la sociedad, de la escuela, y fundamentalmente de la familia.

Cada uno desde su posición debería reflexionar que es lo mejor para los niños/as.

Una correcta evolución nunca irá reñida con cierta exigencia, autonomía, responsabilidad y hábito diario de trabajo.

Por favor, no retrasemos esto último, porque el que siembra, recogerá pronto si lo cultiva bien, el que no siembra no recogerá nunca.

Y lo dicho, la repetición, el hábito de estudio y de trabajo, el sacrificio, la autonomía y el esfuerzo es igual de importante que el juego.

Piensa en un amigo a quien mandarle este artículo

Soy Luis Pisa

Como profesor, me encanta ver cómo mis estudiantes se inspiran y crecen. Mi enfoque pedagógico se basa en la claridad y la accesibilidad.

Conoce más sobre mí aquí.

Deja un comentario