Queridos Reyes Mägos…

Queridos Reyes Mägos:

Este año he decidido no pedirles nada para mí en particular, pero sí que me gustaría pedirles una serie de cosas que aunque no sé si sus Majestades de Oriente podrán cumplirlas con que me permitan que alguien “de Occidente” lea esta carta, yo me daré por satisfecho.

Como todos los años sus majestades saben que les pido salud, amor y paz, no sólo para mí y para los míos, sino para el mundo, pero este año quiero pedirles algo más, me gustaría que pudieran meterse en las conciencias de las personas y les hicieran ver las injusticias del mundo, para invitarles a la reflexión, les pido por esos países desolados por el hambre, las guerras y las catástrofes naturales, que muchas veces azotan con crueldad a los más indefensos…

Pero lo que realmente les quiero pedir este año es por las mentes del primer mundo, por los que gobiernan y por los que no, que permitimos que existan injusticias y porque aun habiéndolas (que por desgracia, las hay) muchas veces no reflexionamos sobre ellas.

Me gustaría que todos los niños del mundo pudieran tener una educación, y una educación competente, crítica y que les invite a pensar y desenvolverse con soltura en el mundo real.

Quisiera que esos niños nunca perdieran la ilusión ni las ganas de luchar a lo largo de su vida.

Que no sólo con su presencia éstos niños esbocen una sonrisa, sino que lo hagan pese a las adversidades.

Otro niño más,

 Luis

Pd: Les he dejado algo de café en el tejado y mucha ilusión para que repartan entre los demás niños.

Piensa en un amigo a quien mandarle este artículo

Soy Luis Pisa

Como profesor, me encanta ver cómo mis estudiantes se inspiran y crecen. Mi enfoque pedagógico se basa en la claridad y la accesibilidad.

Conoce más sobre mí aquí.

Deja un comentario